Vitrificar los óvulos es la medida más eficaz para ser madre a cierta edad y ante la incertidumbre provocada por la pandemi

Madrid, 13 de agosto de 2020.- Poco o nada tiene que ver la maternidad de hoy con la de hace tan solo unos años. Las mujeres españolas tienen su primer hijo a los 32 años, la media de edad más alta entre los países de nuestro entorno, y somos el país con la tasa de natalidad más baja de Europa, con 1,2 hijos por mujer.

 

 

<img alt="" src="/prensa-hm/notasprensa-hm/PublishingImages/SER%20MADRE%20VITRIFICACIÓN%20foto%20NP%20web.jpg" style="BORDER:0px solid;" />https://www.hmhospitales.com

Son muchos los motivos que conllevan este retraso, hecho que se ha acrecentado en las últimas fechas ante la incertidumbre generalizada provocada por los efectos sociales y económicos de la pandemia de la COVID-19. Lo que sí es cierto es que la maternidad se ha ido posponiendo y se ha convertido en un auténtico reto para muchas mujeres que, llegado el momento, no logran cumplir su deseo. Es entonces cuando recurren a la Medicina Reproductiva, cuya demanda ha aumentado exponencialmente en los últimos años.

Y aunque es un campo en el que se ha avanzado muchísimo, los profesionales piden responsabilidad. La edad biológica para ser madre es la que es, y si se quiere posponer la maternidad hay que tomar medidas. El Dr. Isidoro Bruna Catalán, director médico de HM Fertility Center, asegura que es necesario concienciar a las mujeres jóvenes de que, "si no pueden ser madres a corto o medio plazo, vitrifiquen sus ovocitos. Esta es la medida preventiva más eficaz contra la infertilidad asociada a la edad. Además, siempre que hay una crisis como la que atravesamos actualmente por la pandemia de la COVID-19, la primera reacción es tender a posponer cualquier gran decisión, como la de ser madre. Para mitigar esta incertidumbre la vitrificación se ha convertido en una solución muy efectiva y adecuada".

El cambio social se aprecia también en el perfil de paciente que acude a los centros de fertilidad. Hace unos años prácticamente el 100% de los tratamientos se realizaban en parejas heterosexuales que no conseguían el embarazo, pero actualmente "el 5% de los tratamientos que realizamos en nuestros HM Fertility Center los llevamos a cabo en mujeres que quieren acceder a la maternidad sin tener una pareja", explica el Dr. Bruna.

"En general existen dos tipos de mujeres que acuden solas. Las más jóvenes, que son conscientes de la necesidad de vitrificar sus óvulos para poder ser madres cuando hayan conseguido una cierta estabilidad profesional y familiar, y las de más edad que no tienen pareja y no quieren renunciar a tener hijos".


Ante un proceso oncológico

Los ciclos de vitrificación de ovocitos son una opción para las mujeres que prefieren posponer su maternidad, pero también para aquellas que, siendo jóvenes, han sido diagnosticadas de cáncer y "para su curación, necesitan de tratamientos coadyuvantes gonadotóxicos que pueden conducir a un fallo ovárico prematuro", indica el especialista. Una situación que también atraviesan muchos varones y en cuyo caso, apunta el Dr. Bruna, la solución pasa por "congelar un par de muestras de semen antes del tratamiento oncológico para que puedan ser padres cuando este finalice". Ambos procedimientos, asegura, "son sencillos y seguros".

 

Miles de pacientes

Los tratamientos de fertilidad se aceptan en la actualidad con total normalidad. Cada año miles de españolas logran su embarazo gracias a estas técnicas cuyo éxito el Dr. Bruna atribuye a "poder aplicar un tratamiento personalizado". La llave para ello es "llegar a un diagnóstico certero de la causa o causas que están motivando la disfunción reproductiva".

 

Para lograr un buen resultado es necesario contar con todas las técnicas de reproducción asistida actualmente disponibles y unos laboratorios de embriología con un óptimo nivel de desarrollo técnico. Pero también con un servicio multidisciplinar capaz de tratar todos aquellos aspectos que pueden surgir durante el tratamiento, físicos y psicológicos. En definitiva, un tratamiento individualizado que se adapte a las características específicas de cada problema de fertilidad y a cada proyecto de vida.

Seguridad en tiempos de la COVID-19

Como consecuencia de la pandemia de la COVID-19 HM Fertility Center ha reforzado la seguridad de las pacientes como elemento fundamental. La medida más destacada reside en la realización de controles PCR de forma gratuita, al inicio del estudio y antes de cada procedimiento (punción folicular, transferencia de embriones o inseminaciones artificiales). Otra de las iniciativas desplegadas está en que el personal y los facultativos también se realizan un seguimiento específico por parte de Salud Laboral de HM Hospitales. Además, se han diseñado nuevos protocolos médicos revisados para minimizar los desplazamientos, incluyendo la posibilidad de hacer las pruebas iniciales en el domicilio y el seguimiento mediante videoconsulta.

 

Del mismo modo, en los centros de HM Hospitales se han instaurado 'circuitos libres de exposición COVID-19' debidamente señalizados, con indicadores de distancia de seguridad en los accesos, pasillos, salas de espera, ascensores y mostradores, que cuentan con mamparas. También se han puesto en marcha todas las medidas de protección directa recomendadas por las sociedades científicas y el ministerio de sanidad. Por último, se ha diseñado un plan de limpieza específico, que redobla esfuerzos en las instalaciones, en el material utilizado en la exploración de los pacientes y en la maquinaria de diagnóstico por imagen.

 

 

 


NP SER MADRE VITRIFICACIÓN (1).doc

To Top